jueves, 14 de enero de 2016

CORINA LAWRENCE Y LOS VERANOS EN VIVO EN ELDORADO


Suena extraño pensar que un proyecto musical encabezado por una artista oriunda de este lugar geográfico logre una repercusión y un reconocimiento tan grande en tan poco tiempo, sobre todo si el camino se hace por fuera de los circuitos comerciales, presentando la propuesta con total honestidad y dejando que fluya, y que llegue a quien deba llegar. Pero hace sólo dos meses que Corina Lawrence sembró esa semilla llamada "Apurar la Primavera", y ya se ven las flores y los frutos de ese trabajo. Volvió a Misiones como cada verano, salió al ruedo a mostrar sus canciones como cada verano, pero es indudable que hoy, es lo suyo es un éxito. Un éxito honesto, basado en el trabajo y en la fuerza de sus canciones; muchísima es la gente que ya conoce la propuesta, que sabe las canciones, que se acercó a sus recitales con una idea clara de qué iba a encontrar.
Junto a Los Veranos, una banda que suena con una fuerza impresionante, se presentó el domingo en el Pira-Gua Fest, el domingo 10 de enero, en el Balneario del Piray Guazú, y el miércoles 13, en un bar en el centro de Eldorado. Allí fui para ver cómo es en vivo, la propuesta que tanto me cautivó en el disco.





"En el disco las voces fueron grabadas muy suaves, muy dulces, yo, en realidad en vivo le pongo más power, tengo como la necesidad de explotar, entonces, las canciones las hacemos más arriba, más festivaleras, más para bailar", comentaba Corina en la previa.
La banda que la acompaña es realmente muy buena; en guitarras, están Fango y Coti Trevisan, un músico de gran trayectoria (Kintorgasmo, Closet, entre otras), antiguo aliado de Corina y coautor de algunas canciones. En percusión, Hernás Ruiz Navarrete, que desde hace años viene tocando en distintas bandas del Alto Paraná. La base bajo-batería está a cargo de dos hermanos muy jóvenes pero a la vez muy experimentados; Henry y Mateo (15 años, toca desde los diez) han tocado juntos en bandas como Kaya, Codex, y actualmente Insánima. Suenan realmente muy ajustados, y se acoplan a Corina como si tocaran juntos desde siempre. 







El repertorio; casi todos temas propios, de principio a fin. Apenas una versión de un tema de Natalia Lafourcade y Fuego de Bomba Estéreo usado más bien como excusa para presentar a los músicos. Un dato no menor porque demostró que se puede agitar, tocar y conmover al público sin necesidad de recurrir a versionar las que sepamos todos. Aquí es importante destacar el excelente sonido, que permitió que se aprecie la propuesta tal como se planteaba (cuando el sonido es malo lo digo, y aquí, que fue bueno, también tengo que hacerlo notar). Un buen trabajo de Sonido Vivo para que se pueda disfrutar perfectamente de todo el show, más teniendo en cuenta que los diferentes matices vocales de Corina son importantísimos para insuflarle vida a las canciones.







La última cita de Corina y Los Veranos con el público misionero será el sábado 16 de enero, en Puerto Esperanza, en un recital a beneficio de los que sufrieron las inundaciones en Corrientes. Después, a esperar al próximo verano, para volver a sumergirnos en la experiencia.