sábado, 24 de octubre de 2015

ENTREVISTA Jorge Kokó Holabachuk

En el Helldorado Metal Fest que se realizó en Copacabana, Eldorado, pude darme al fin el gusto de conversar para el Blog con uno de los pilares fundamentales del Metal misionero; el baterista Jorge "Kokó" Holabachuk, actualmete baterista de Metalúrgica.
Como habían tocado teloneando a Malón esa misma noche, se lanzaron a la ruta apenas terminado su set para poder cumplir con su palabra de tocar también en este festival, así que llegaron cerca de las tres y media de la mañana; los dejé que se acomoden un ratito, y enseguida lo acorralé a Kokó para que me cuente un poco de su visión de la realidad del metal en Misiones. Yo tenía una lista de preguntas que hacerle, pero la charla fue fluyendo de manera tan natural, que me contestó la mayoría antes incluso de que le pregunte. Más tarde se sumó a la charla el Topo Ydalgo, cantante y guitarrista de Metalúrgica, pero esa charla la publicaré más adelante, para que se pueda disfrutar mejor.


 Metalúrgica en la previa de Malón. Foto de Selene Valie


Cómo arrancás a escuchar música, cuáles fueron las primeras bandas que conociste?

Yo tenía más o menos 13, 12 años y empecé a escuchar Pappo's Blues con un amigo del barrio, y no podía creer que ese mismo tipo era el que tocaba en una banda que se llamaba Riff que sonaba totalmente diferente...

Estamos hablando de Posadas, no?

Si, sí, yo me crié en Posadas, soy nacido en Corrientes, en Colonia Liebig, pero de chiquito viví en Posdadas... y bueno, me empecé a interesar así por la música, y dijimos "Porqué no hacemos una banda de Blues?", el blues en cierta forma es necesario para el músico de Heavy, para entender de dónde viene todo, las raíces... bueno, entonces armamos la banda, para hinchar las bolas, mi primera banda se llamaba Sacerdotes Esquizofrénicos, en realidad tocamos una o dos veces, en la Facultad, qué sé yo...Después me decidí a volcarme más al metal. 
En esa época era difícil para conseguir material, había que grabar en cassette si alguien tenía un disco, después apareció la doble cassettera que fué como  la revolución de la piratería, ahí empecé a conseguir cosas de Judas Priest, Megadeth, Saxon, Dio, Black Sabbath, la vieja escuela del metal. En esa época fue que me decidí a tocar en una banda de metal, y me incorporé a una banda, la primera banda de metal de Posadas, que se llamaba Corrossión. En realidad esa banda empezó a tocar en el 85', más o menos, pero antes hacía más rock and roll, después en los 90' recién empezó a hacer Heavy. Yo los conocía y me dijeron "Che, querés venir a tocar con nosotros?", y ahí empecé mi camino en el metal. 

Quienes formaban Corrossión?

En Corrossion tocaban; Sergio Belosuck en bajo, Sergio "Johnny" Toledo en voz, Julio Aquino en Guitarra, y yo, Jorge Holabachuk, en Batería. Ahí toqué varios años con ellos, después de eso pasé por... no sé, nunca me puse a contar, pero habré pasado por unas quince bandas, pasé por Exequias, por Fortaleza... estuve en Furia, donde lo conocí al Topo, mi actual compañero en Metalúrgica, éramos parte de Furia...


Afiche de Fortaleza


Y cómo eran en esa época, a principio de los 90's, los recitales, cómo era la movida?

Mirá, en el año 92 más o menos empezó como una revolución en el metal misionero, porque entre Oberá y Posadas se juntó una buena cantidad de público como para traer a grandes bandas, se trajo a Hermética, a Logos, hubo uno en el 92 que se trajeron diez bandas de Buenos Aires a Oberá, entre ellas estaba Tren Loco que todavía no era conocida, y hoy en día tocan solos y llenan, vino El Dragón, Uranio 238... 
Mi experiencia fue muy linda, porque yo con quince años tuve la suerte de ser telonero de Hermética, que estaba en su mejor momento y era un peso súper pesado, y nosotros éramos una banda muy chica pero a la vez grande, era lo poco que había,  ahí dijimos "Vamos a seguir adelante, está bueno!!!", después tocamos con varias bandas, Logos, Malicia, casi todas las bandas que vienen de Buenos Aires, casi siempre tuvimos la suerte de que nos elijan, pero eso es algo que quiere decir que tenemos que seguir luchando porque la gente te está diciendo "Loco, vemos algo en vos que tienen que seguir adelante!". A veces cuesta por cuestiones económicas, porque nadie acá vive de la música, no? todos laburan de otra cosa, y entonces; un instrumento te sale muy caro, por ahí tienen familia y le tienen que dar de comer al hijo, y está muy bien, y después de lo que te sobre te comprás un platillito, un redoblante... A veces también está la falta de organización de los músicos, que se van a dos ensayos y faltan a tres, entonces, si vos querés tener una banda en serio eso no podés, no es sólo subir al escenario y tocar. El músico debe cumplir su palabra, si no podés ir a ensayar, tenés que avisar, porque si no cumplís estás también perjudicando no sólo a tu banda sino también a la música de toda la Provincia, porque le decís al otro que no hace falta hacer las cosas en serio, y va creciendo el número de gente colgada, muchas bandas no están sonando ajustadas, porque no ensayan, el metal está muy competitivo y la técnica fue creciendo, y si querés una banda que suena bien, tenés que ir a ensayar, no te queda otra...
Pasamos por muchas historias lindas, desde hacer dedo para llevar nuestros instrumentos a otra localidad, viajamos en camiones para llegar, en camión volcador, lo que sea para llegar, eso no se tiene que perder, ahora es "Ay, no, porque no tengo quién me lleve..." ¡Andáte a pata!!! acá, por ejemplo, que estamos en este Camping; seguro que a mucha gente le costó llegar, pero vino mucha gente; el espíritu puede más, hay que animarse.   

Y cómo están ahora con Metalúrgica?

Te digo la formación de Metalúrgica; Topo Ydalgo en guitarra y voz, Gustavo Coll en bajo, Javi en guitarra, y desde hace tres o cuatro meses yo estoy en la batería. 
Es una banda que viene desde hace tiempo, tenía otro baterista que, bueno, por cuestiones familiares, cosas de la vida, se tuvo que alejar, y la banda tenía fechas comprometidas, y me fui a tocar con ellos a Asunción, había salido esa fecha y me dijeron "Che, querés agarrar?" y bueno, hasta el día de hoy estoy, con ganas de seguir adelante.
Hoy por ejemplo, en cuatro meses que estoy será la séptima vez que tocamos, venimos a un buen ritmo, y esta noche, cosa muy difícil que nos pase a los misioneros, tocamos dos veces en una  noche. En Posadas tuvimos la apertura del Show de Malón, con Hanuman, otra banda de Posadas, y hoy vinimos  acá a Eldorado a este festival que nos invitaron previamente a que salga lo de Malón, entonces teníamos un compromiso fuerte porque ya habíamos hablado y no íbamos a romper nuestra palabra. Por suerte llegamos bien.


Kokó junto a Pappo


Y cómo fue la noche con Malón? ¿Buena cantidad de gente?

Fue muy sorpresivo, creo que la gente se fue enterando tarde... fue como un sabor a poco, para una gran banda como Malón, habría un promedio de 250, 300 personas... y eso tendría que haber estado desde las seis de la tarde gritando adentro, en la previa, y no había nada... era como que la gente no caía que tocaba Malón, pero no fue un problema de la organización ni nada, es un problema de que la gente, no sé, quizás quedó dañada por lo de Sepultura que se suspendió... no sé, es un parecer mío...
Y eso que Malón está pasando un buen momento, ellos estuvieron el domingo pasado un Luna Park a pleno, ahora tienen fechas en Nueva York, se están expandiendo los muchachos... Para mí está cambiando la mentalidad en la Argentina, está la gente más tradicional y hay mucha gente más nueva que mucho no les interesa, hay muchas bandas nuevas con un sonido nuevo, como un nuevo metal... Se viene una etapa nueva en el Metal, hoy vas a los recitales y vienen los chicos nuevos, hay una nueva forma de tocar inclusive, no es la forma ochentera, noventa, es de, digamos, dos mil en adelante.

Es que en Argentina fue muy fuerte esa etapa de Hermética, Horcas, Logos, del 90' al 95', y ese sonido quedó instalado por mucho tiempo...

Si, totalmente, ése es el sonido básico del metal argentino... Lo que pasa es que los chicos de hoy escuchan eso y se aburren, no todos, pero algunos desde chiquitos empiezan escuchando bandas totalmente extremas con otro sonido, hipergraves, instrumentos de siete cuerdas, porque incluso hasta los instrumentos cambiaron, el sistema de sonido para la batería está recontra modernizada, las guitarras tienen como ocho cuerdas, los bajos tienen como seis y está todo muy grave, un sonido más tribal, muy percusivo, es todo muy a tierra, no tan difícil de tocar pero tiene un sonido muy fuerte, tribal digo yo, antes era un poco más melódico , pero bueno, seguimos algunos que le seguimos dando al metal de los 80's...

 Kokó junto a Pato Strunz