sábado, 21 de mayo de 2016

FERIMÚSICA 3° EDICIÓN en Montecarlo



Varios de los más importantes exponentes del Blues del país y de la región se dieron cita en Montecarlo para dar vida a un espectáculo que sin dudas quedará en la memoria de todos los presentes.
Gustavo Sanchez Haase, Patricio Raffo, Franco Capriati, Rula Cancino, Darío Cáceres, Maxi Chávez, Luis Robinson y Miguel Botafogo Vilanova tocaron, jugaron, se divirtieron, enseñaron, tocaron corazones con su música. Fue la Tercera Edición de la Ferimúsica en Montecarlo, impulsado por actores políticos y culturales locales, con el Maestro Rula Cancino como bandera, y con un muy joven Ramiro Aranda  y la Coordinacion Juventud Montecarlo  poniéndole el pecho a la organización, algo sorprendente y digno de felicitaciones.
En serio, trato de no meterme en arenas políticas, pero es justo mencionar que actividades culturales de este tenor serían imposibles de concretar sin la participación de los entes gubernamentales, y en este caso, la coordinación con músicos locales creo que hizo que todo salga de lujo. Cuando llegamos a la Casa del Bicentenario, pensamos que se había inaugurado hacía poco tiempo, pero después me enteré que está desde hace 5 ó 6 años. Muy bien mantenida, hermoso lugar, es increíble que en Eldorado no tengamos algo siquiera parecido. 

LA PREVIA.

La cita estaba prevista para las 14:00 hs del viernes 20 de mayo, en la Plazoleta La Paloma en el Centro de Montecarlo. Pero desde la madrugada comenzó la lluvia; lo que obligó a trasladar todo el evento a la Casa de la Historia y la Cultura del Bicentenario a unas pocas cuadras del lugar original. Obligó también a algún cambio de planes, ya que algunas clínicas que según entendía se iban a dictar en el lugar finalmente se hicieron en la casa de Rula, donde enseña guitarra.
Llegué al lugar a las 17:00, para poder mirar un poco de lo que había en exposición; una casa de venta de ropa del palo, una casa de venta de instrumentos musicales local, y una de Posadas, Liverpool Música, donde también estaba el reconocido Luthier obereño Alejandro Tolj, exponiendo algunas de sus creaciones, como guitarras hechas con latas y con pequeños barriles. Enseguida comenzó a fluir la charla, es un tipo que sabe muchísimo de música y estuvo charlando de instrumentos autóctonos, de mantenimiento y construcción, de la historia de algunos instrumentos, realmente una previa muy agradable para lo que vendría después. 
Aproximadamente a las 18:00 hs, comenzó la clínica de armónica, la única que se dictó en la Casa de la Cultura. Luis Robinson y Franco Capriati, los dos máximos exponentes del instrumento en el rock y blues nacional, dieron una charla muy amena, seguramente muy útil para quienes tocan y también entretenida para quienes no, ya que además de cuestiones técnicas, hablaron de la historia de la armónica en la música, tanto a nivel nacional como internacional, con muchos datos muy interesantes.

GUSTAVO SANCHEZ HAASE



La lluvia parecía que iría a amargar la fiesta, pero poco a poco, fue llegando la gente y se fue llenando el coqueto salón de la Casa de la Cultura. La excelente musicalización a cargo de Eduardo Ramírez, del programa radial El Gallo Rojo, de FM Universidad de Posadas, era la encargada de dar la bienvenida al público, que terminó llenando todo el salón y también el Hall de ingreso. Seguramente, unas doscientas cincuenta personas o más asistieron esa noche. 
Pasadas las 20:30, el encarnaceno Gustavo Sánchez Haase dió el puntapié inicial a una gran noche de Blues. Una propuesta interesantísima, con Gustavo tocando guitarra con un estilo exquisito, y acompañándose a sí mismo con la batería que toca con los pies; con el derecho, toca el "bombo" (creo que es un ton de 13', pero puedo estar equivocado) con una pandereta encima, y con la izquierda, maneja el pedal del Hi-Hat y el del tambor, que según lo necesita puede tocarlos de manera individual o los dos al mismo tiempo. Suena con una solidez impresionante, presentó temas propios y grandes clásicos del Blues internacional.
Tuvo como invitados en armónica a Franco Capriati en un tema, a Luis Robinson en otro, y también al posadeño Maxi Chávez, quien habitualmente toca con él.
La propuesta del representante de Paraguay resultó tremendamente interesante para todo el público, que llenó todas las sillas disponibles, y se apiñó en el pasillo para no perderse detalle.











FRANCO CAPRIATI



Luego fue el turno sobre el escenario de Franco Capriati. El armonicista rosarino se lució tocando y cantando, con una backing band compuesta por Rula Cancino en guitarra y Darío Cáceres en bajo, de Rula y Los de la Esquina; y en batería, Patricio Raffo, un gran baterista de mucho renombre a nivel nacional e internacional (ha tocado hasta en Rusia), y es hijo del guitarrista Daniel Raffo. Uno de los grandes músicos que engalanó la noche de Montecarlo. 
Franco Capriati, para quien no lo conoce, ha tocado junto a artistas tales como Celeste Carballo, Caludia Puyó, Juanse, Edelmiro Molinari, JAF, Ricardo Tapia, Black Amaya quinteto, Cristina Dall, La Mississippi, Ciro Fogliatta, Botafogo y Pappo entre otros.
Compartio escenario con músicos internacionales como Deacon Jones, Norton Buffalo, Bruce Ewan, Shirley King, Sakiya Hoocker, Ollan Bell, Mud Morganfield y Billy Branch entre otros. Ha tocado varias veces acompañando a Rula así que para el público local ya era un viejo conocido.







LUIS ROBINSON



El armonicista de Pappo, Luis Robinson, también es un recurrente visitante de la zona, lo cual no significa que deje de sorprendernos con su calidad musical cada vez que viene. También tocó acompañado por Rula Cancino, Darío Cáceres y Pato Raffo, pero alternó entre tocar solo, a dos armónicas junto a Franco Capriati, o incluso, un final apoteósico a tres armónicas con Luciano Acuña y Maxi Chávez, haciendo "Buscando un Amor" de Pappo, en una versión que difícilmente sea olvidada por quienes tuvieron la suerte de presenciarla. 
Luis Robinson es uno de los fundadores de La Mississippi Blues Band, tocó muchísimas veces junto a Pappo y tuvo también bandas como Los Chevy Rockets y Los Champagne Jumps. Cantó temas propios, hicieron clásicos del Blues Interncional, y por supuesto, algunos clásicos del Carpo.












MIGUEL VILANOVA



El reconocido guitarrista Miguel Botafogo Vilanova fue el encargado de cerrar la noche. Arrancó en formato bien acústico, sentadito y con su guitarra a upa, endulzando los oídos con dos clásicos de Pappo (Desconfío y Blues para mi Guitarra), pero rápidamente, sacó el cuchillo que traía bajo el poncho; con un inflamado discurso, presentó canciones contestatarias, con letras muy comprometidas, hablando de la estupidización que propone la televisión y los medios, de Monsanto y sus consecuencias, de la clase política, entre varios temas. El formato acústico con Don Vilanova hablando directamente al público resultó sumamente interesante y educativo, pero por supuesto, la gente también quería rock and roll; y para la segunda mitad del show, subieron Rula, Darío y Pato Raffo, para ponerle electricidad al asunto. Con un par de guitarras muy pequeñas pero con un sonido impecable ("vos la ves así chiquita pero te puedo sorprender", fue el chiste que usó), recorrieron varios clásicos de Pappo, con Franco Capriati y con Luis Robinson como invitados, e incluso con Julián Gschaid (el baterista de Rula y los de la Esquina) que se sumó a mitad del último tema, dándose el gusto de aportar también lo suyo.











   








Ya eran pasadas las dos de la madrugada cuando la fiesta terminó. Un gran esfuerzo de organización que fue recompensado con la asistencia de público. Seguramente se seguirá hablando de esto por mucho tiempo; no cualquier día tenés a tantos grandes nombres de tan alto nivel, todos juntos para darte una panzada de música.