miércoles, 3 de diciembre de 2014

LA CLÍNICA DEL DR MORGUENSTEIN



Felipe Antonio Martelotte, conocido por público y artistas como “Martelo”, fue el increíble guitarrista fundador de una de las primeras bandas de rock de la provincia, en los inicios de la democracia, en el pleno auge posmodernista de los años 80: “La clínica del doctor Morguenstein”.
“La clínica” nació en 1985 y fue una banda que se animó a interpretar composiciones propias en esta ciudad invadida, por aquellos años como ahora, por covers del renaciente rock nacional y se animó a continuar en esa línea hasta los 90, cuando se disolvió.
Martelo siguió componiendo y grabando, pero las apariciones públicas en un escenario fueron cada vez menos frecuentes y, quizá, por esa razón es que queda un mito en las nuevas generaciones: muchos escucharon hablar de su virtuosa guitarra, pero muy pocos pudieron escucharlo.

Su debut fue en el Montoya, ante un público muy reducido y en un recital signado por el caos. Tiempo después llenba los bares de Posadas, lugares como "La Esquina Bar", donde llegaban a convocar 110 personas








En sus primeros años, la banda estaba integrada por Javier Chemes en voz (quien venía de tocar en grupo llamado Gizpiel), Quique Uffelmann en batería, Daniel Gonzalez en bajo, Martelo en guitarra y Marissa Gonzalez en Teclados.
Más tarde, fueron sumándose otros músicos, como Leo Salviani, Darío Vega, Jali Cantero, Horacio Moros.
La banda no duró más allá de la década del 80', pero dejó un recuerdo imborrable en quienes los conocieron; muchos músicos locales, como el Nono Freaza, admiten como su gran influencia el haber visto tocar a La Clínica en su adolescencia.
Su canción Sur de Mambos se ha convertido en un clásico de la música misionera, siendo regrabado varias veces, con distintas versiones en la letra.
En este Soundcloud, está una de las primeras versiones de Sur de Mambos; está interpretada en vivo en La Esquina Bar, de Rulo Rodriguez, por La Clínica, en el año 1986




Luego de disuelta "La Clínica", armó "La Conciencia Tenaz". Su nombre verdadero era Felipe Antonio Martelotte, aunque él gustaba presentarse a sí mismo como "Martelo", como un nombre artístico; aunque algunos lo llamaban "Marcelo" porque así era como le decían su madre y su hermana, a quienes no les gustaba llamarlo Martelo. Falleció a los 41 años, en el año 2008. 
Unas palabras de Quique Uffelmann, recordando a Martelo;
"A veces vuelven los recuerdos de los amigos idos. Hoy me acordé de vos Martelo, hermano querido. Te conocí cuando yo tenía 14 años y vos tendrías 16 o 17. Ya me di cuenta en ese momento que no eras una persona corriente, un talento desmesurado, incontenible, con una guitarra eléctrica hecha con tus propias manos y tocando Mozart... años más tarde me di cuenta que estabas mucho más adelante, que lainocencia que yo todavía tenía vos la habías dejado atrás hacía siglos, que tu inteligencia y tu visión eran demasiado fuertes para el pueblito que era Posadas. Siempre agradezco a Dios haber estado ahí, ser parte de esa música tan alucinante en esos años tan jóvenes. Una pena que la tecnología era paleozoica y no quedó nada registrado. Igual, en mi memoria están todas tus canciones, amigo del alma".




Recordando a su amigo Martelo, esto decía Javier Chemes al cumplirse un año de su fallecimiento;
“No hay argumentos para la muerte… Nadie sabe bien qué será eso de morirse. En todo caso, un lugar donde estuvimos, o vimos algo que nos dejó sin habla…pero nunca estuve ahí… en la muerte no estuve. Donde sus últimos olores se disipaban; donde sólo él murmuraba. Donde Ya fue la cantó Martelo. Escucho canciones que sé que a vos te gustarían. Siempre las cosas pasaron muy cerca, siempre el abismo fue un amigo, las luces  que brillan sólo de noche, los temas que se cantan y se olvidan al instante siguiente”.
“A la mañana, mientras leías a Tolkien, se te ocurrió pensar en Galadriel, y fue un tema con dos partes. Solías llegar en moto a lo de Jany y reíamos y bebíamos juntos. A veces salías con Mecha y dos o tres días más tarde nos juntábamos y volvíamos a hablar del asunto: Affaire en Saint Tropez, Darling…”.
“Siempre estamos volviendo, viste como es… uno no sabe cuando se va pero sabe cuando vuelve, seguro… que te voy a decir que ya no hayamos hablado antes… no sé bien donde te fuiste, sé que a veces te encuentro, en algunas canciones y fotos. Amigo, sabés que nunca me olvido, que cada tanto me sorprendo cantando Sur de Mambos, que después de todo, somos parte el uno del otro. Y esto será así por siempre, Martelo, loco, capo, maestro. Nos vemos”.


Esta versión de Sur de Mambos es un Homenaje a Martelo, y fue realizada en Espacio Reciclado el 8 de Marzo de 2014, por Cecilia Moya y Carla Curti, con la guitarra de Osvaldo de la Fuente.